La Mujer a lo Largo del Siglo XX.

 

INTRODUCCIÓN

-La mujer, qué ha sido de nosotras a lo largo de la historia? ; mudas, calladas, con voz desaparecida; y cuando por fin somos oídas, nadie comprende nuestras réplicas; réplicas que nunca debieron existir; Todos somos humanos y sobre la humanidad igualdad de derechos; sin embargo, aquí estamos nosotras, las sacadas de la costilla de Adán que, desde un principio, fuimos el complemento de un hombre. Gran mérito el nuestro que, siendo una maleta de viaje nos hemos abierto y hemos demostrado, aquí en la Europa occidental y otros tantos países ser capaces de equipararnos con el hombre en multitud de tareas y, superarlo en otras muchas habiendo surgido de una de sus costillas; Gracias a aquellas y a algún aquel, que han hecho posible que hoy yo esté aquí sentada soñando mi futuro, viviendo mi presente y recordando con nostalgia gozosos momentos de mi pasado. Por ello este trabajo tiene como objetivo, no conocer en sí el hecho histórico de la liberación de la mujer, sino recordar a todas aquellas personas que en una constante pugna por el derecho a la libertad de las mujeres padecieron e incluso murieron por encontrar una vida digna; una vida para vivir y no para y no para sufrir por unos absurdos ideales que no eran capaces de ofrecernos una oportunidad.

Qué es el feminismo?

-Es todo aquel movimiento que las mujeres hemos tenido que realizar a lo largo de la Historia para poder alcanzar la igualdad política, social y económica de la que gozaban los hombres. Los principales derechos de igualdad que se reivindican son: el control de la propiedad privada, la igualaldad de oportunidades en la educación y el trabajo (mencionado en el libro "Vindicación de los derechos de la mujer" de Mary Wollstonecraff),el derecho al sufragio o voto libre y la libertad sexual (ya que a la mujer le estaba totalmente prohibido mantener relaciones extra-matrimoniales y al hombre no). En la actualidad, aunque la mayoría de las mujeres del mundo han conseguido mejorar sus derechos, todavía está pendiente la total igualdad con el hombre a nivel político, económico y social.

La idea central compartida en el movimiento feminista es que las mujeres sufren

una opresión no compartida por el hombre y de la que, por lo general, los hombres

son los beneficiarios políticos, sociales, emocionales y económicos.

El movimiento feminista sigue tres líneas de actuación: exploración de una nueva solidaridad y conciencia, realización de campañas a favor de temas públicos y el estudio del feminismo

Primeros movimientos feministas

La Ilustración (época que enfatizaba políticamente la igualdad) y la Revolución Industrial ( que originó grandes cambios políticos y sociales) proporcionaron un ambiente favorable a finales del siglo XVIII y principios del XIX para la aparición del feminismo y otros movimientos reformadores. En la Francia, los clubes de mujeres republicanas pedían que los tres ideales de la época ( libertad, igualdad y fraternidad) se aplicasen por igual a los hombres que a las mujeres. El primer acto feminista fue llevado a cabo por la francesa Olimpia de Gouges, quien parafraseó en 1791 la "Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano", designándole el nombre "Declaración de los Derechos de la mujer y de la Ciudadana" . Pero la aprobación del Código Napoleónico, basado en la legislación romana, restringía en Europa cualquier posibilidad reivindicativa en ese sentido, por lo que a España llegó bastante más tarde este movimiento.

El movimiento feminista culminó en Gran Bretaña con la obra "Vindicación de los Derechos de la mujer" (1792) cuya autora era Mary Wollstonecraft, donde se reivindicaba el acceso a la educación; una educación semejante a la de los hombres. Wollstonecraft pensaba que el recibir una educación similar a la del hombre la acercaría a desarrollar su propia independencia económica accediendo a actividades remuneradas y la clave para superar la subordinación femenina; posteriormente John Stuart Mill influido por su mujer escribió en 1869 "El sometimiento de la mujer".

El feminismo norteamericano surgió gracias a las favorables condiciones sociopolíticas de la época; nació ligado a los movimientos protestantes de reforma religiosa; la mujer se concienció de que su situación era análoga a la de los esclavos. También fueron favorables para este movimiento las condiciones sociales y culturales que se daban en E.E.U.U. El primer documento escrito con carácter feminista fue la "Declaración de Seneca Falls" (1848) en el que se denunciaban las vejaciones sufridas por la mujer a lo largo de la historia, entre ellas, el derecho de voto a los esclavosliberados desconsiderando el sufragio femenino.

Mujeres como Elisabeth Candy Stanton y Susan B. Anthony reaccionaron contra este hecho creando la National Woman Suffrage Association (2 mitad del siglo XIX)

(Del caso de España hablaremos a continuación).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"EXPOSICIÓN HISTÓRICA"

"EL SIGLO DE LAS MUJERES XX"

Orígenes del movimiento feminista en España:

Situación de la mujer antes del Franquismo y Guerra Civil (antes de 1936)

 

-Nuestras antecesoras consiguieron el sufragio en 1933, aunque el movimiento feminista en España no tuvo tanta envergadura como en gran parte de los países europeos desarrollados. Las feministas españolas tuvieron una actuación social bastante reducida. Se inclinaban mayoritariamente por los asuntos sociales como el derecho a la educación o al trabajo que por reivindicaciones de tipo político 1927, Miguel Primo de Rivera, durante su dictadura, instauró la llamada Asamblea Nacional, en la cual quince mujeres tuvieron su escaño. Gran parte de las constituyentes pertenecían a grupos de aristócratas e intelectuales como Blanca de los Ríos y María de Maeztu.

El sistema dominador de la sociedad liberal española tuvo también influencia sobre la mujer mediante códigos como el c.Penal (1870), c.de Comercio (1885) o c.Civil (1889), ante los cuales la mujer salía perjudicada sin tener apenas ningún tipo de libertades, derechos o privilegios siendo los pocos que le pertenecían prácticamente nulos; códigos claramente discriminativos. La tarea primordial en la vida de la mujer (señora) sería su única u exclusiva dedicación a la casa sin tener oportunidad de salir de todo aquello que guardara una relación con el ámbito doméstico.

A lo largo del siglo XX se fue abriendo una renovación de costumbres, no obstante, en España no acabaron de arraigar.

El papel de la mujer en el mundo fue superando ligeramente este ámbito doméstico en el que había estado atada. Mujeres incluso de clase baja no desperdiciaron la oportunidad y aprovecharon esta nueva visión del mundo que se les ofrecía, ocupando así más puestos de trabajo. El número de mujeres en los estudios superiores impartidos en las universidades, profesiones liberales etc... que había sido inexistente, dejó de serlo ya a finales del siglo XIX (Margarita Castells se doctoró en 1882). Con respecto al matrimonio y a las relaciones formales de pareja, éstas debían aún concretarse con los padres bajo su visto bueno: interesaba más el perfil y el salario que éste portase al amor mantenido entre los novios, el llamado matrimonio de conveniencia, en el que poco a poco la conveniencia se transformaría en una búsqueda de cariño.

En la moda la mujer se regía por la moral casta y repleta de escrúpulos que no permitía, entre otras cosas, el enseñar el tobillo o llevar un jersey escotado. La multitud de prendas que componían el atuendo femenino escondía eficazmente el cuerpo, el cual era tallado estrechamente por fajas y corsés. En 1915 se produjo un "destape" que conmocionó al mundo por completo. Se acortaron las largas faldas permitiendo mostrar los tobillos e incluso algunos centímetros de pierna. El indispensable corsé pasó a ser sustituido por el sujetador, gracias a Coco Chanel quien, al diseñar esta inédita ropa, provocó en ellas un toque de libertad, que ya se reflejaba durante la Primera Guerra Mundial. Su éxito fue rotundo. Los nuevos tejidos que mostró fueron creados en oposición a las telas finas y poco tupidas de la época. Se produjeron los primeros cortes de pelo radicales femeninos, el empleo de maquillaje con llamativas tonalidades como los pintauñas y pintalabios rojos y el uso de pantalones. Sin embargo, no tuvo una larga duración esta etapa. En 1934 regresó la represiva moda del corsé que estilizaba la figura aprisionando las caderas y la silueta de la mujer; Una moda que acabó con la ilusión de una vida liberada de torturas y opresiones.

 

 

 

 

 

Cuándo y por qué surgió el feminismo?

-Las primeras ideologías acerca de la igualdad de la mujer emergen en la primera mitad del siglo XIX, ante la necesidad de encarnar una nueva personalidad. Por esto, las mujeres, salieron del hogar para exigir lo que debían tener desde hacía siglos y nunca se planteó. Estas primeras tesis tienen su comienzo con Flora Tristán, a la que más adelante siguieron personajes tan importantes como Marx o Engels. Y era en el pasado siglo XX cuando se defendió esta igualdad por mujeres como Dolors Monserdá o Teresa Claramunt.

A partir de 1920 el número de reivindicaciones fue creciendo, originando en Madrid en 1918 la primera "Asociación Nacional de Mujeres Españolas" (A.N.M.E), en la que se situaban Clara Campoamor y Victoria Kent como dos de sus dirigentes más representativas. Una asociación que tenía ya en sus manos el claro derecho al sufragio. Otra de las asociaciones importantes fue la llevada a cabo Carmen Burgos, "Cruzada de Mujeres Españolas"; quien protagonizó la primera manifestación callejera a favor del sufragio en madrid en 1921.

  

REACCIONES QUE SUPUSO

-La legislación de la II República española (1931-1936), supuso grandes avances en el reconocimiento de los derechos de la mujer y de su incorporación a la política. Triste aunque cierto, estos primeros logros no fueron conseguidos en su mayor parte por los constantes esfuerzos de las primeras sufragistas españolas, aunque el movimiento feminista alcanzó, por primera vez en nuestro país, una cierta resonancia y participación social. Se llegó a conseguir, sobre todo por las ideologías que portaban los partidos políticos (ya democráticos); lo que les obligó a una serie de reformas de las leyes discriminatorias, la igualdad en los derechos de ambos sexos, la concesión del voto femenino y la posibilidad de acceder a cargos públicos, como ya lo hizo Victoria Kent con la Dirección General de Prisiones, e introdujo eficaces reformas.

 

 

 El sufragio femenino no fue defendido por todo el mundo. Personas como la misma Victoria Kent del partido radical-socialista o Margarita Nelken, socialista, y ambas diputadas de las Cortes Constituyentes, argumentaban en contra del voto femenino, QUE LAS MUJERES AÚN NO ESTABAN PREPARADAS PARA ASUMIR EL SUFRAGIO. Proponían que éste se aplazase. Kent y Nelken defendían esta postura junto a otros miembros de los partidos de izquierda; temían que las mujeres, al tener en su disposición el derecho del voto, optasen por los partidos conservadores desestabilizando así la República. Eran miedos con fundamento, porque en aquellos momentos la población femenina estaba muy influenciada por el conservadurismo eclesiástico, el tradicionalismo que la iglesia Católica impartía a través de su ideología. Pero en contra de estas tesis se encontraba Clara Campoamor, diputada de las Cortes por el partido Radical. Esta mujer afirmaba sentirse ciudadana antes que mujer.

Finalmente, en las elecciones de noviembre de 1933, hicieron presencia algunas mujeres en las listas electorales: Concha Peña por el Partido Radical-Socialista, Clara Campoamor por el Partido Radical, Margarita Nelken por el P.S.O.E, M Rosa Urraca por los tradicionalistas y Pilar Coreaga por Renovación Española.

Los resultados de la primera vuelta fueron totalmente favorables para la derecha que consiguió el 40% de los votos, al contrario que la izquierda que consiguió el 20%. Los resultados demostraban la dispersión de la izquierda, lo que hizo disminuir su presencia en las cortes constituyentes. La culpa del fracaso tuvo diversas interpretaciones, desde la gran influencia anarquista hasta el voto femenino como culpable, aunque esta afirmación era discutible, ya que en Madrid con un 51% del censo femenino fue favorable a los socialistas. El fracaso . No sólo en la política hubo reacciones contrarias a los avances femeninos. Se consideraba que la mujer debía hacer todo lo correspondiente con el hogar, y el marido el encargado de sustentarla. Se decía que la mujer era un ser pasivo, inferior, incompleto y que debía perpetuar la especie humana, por lo que era concebida como un ser de menor inteligencia que el hombre.

 

 

La primera que....

Sacó la licenciatura en medicina y cirugía, 1882, en el colegio San Carlos de Madrid: Martina Castells y Ballespi.

 3 Martina Castells

Se matriculó como estudiante de filosofía y letras en la Universidad de Madrid, 1891: María Goyi

Se convirtió en la primera aviadora española: M Bernarda de Quirós

Fue la primera en ejercer la cirugía en España: María del Monte

Fue la primera arquitecta española en 1936: Matilde Ucelay

Fue la primera torera española: Juanita Rico

Fueron las tres primeras diputadas en unas cortes españolas, durante la II República : la abogada Clara Campoamor del Partido Radical por Madrid; Victoria Kent, también abogada, diputada de izquierda y Republicana por Jaén; y la escritora Margarita Nelken, diputada socialista por la provincia de Badajoz.

 

Características fundamentales que supone la dictadura Franquista en el ámbito de la mujer.

 La situación general:

-A princicipios del siglo XX la familia mantenía unos tradicionales valores que la configuraban. La vida transcurría en el ámbito rural donde el campo era el principal medio de producción y el que proporcionaba la economía a las familias. Dominaban por encima de todo los valores patriarcales y el número de miembros que componían la estructura familiar era elevado.

-A partir de los años cincuenta el número de miembros se redujo y se fue provocando un éxodo rural. El trabajo se ejercía en las fábricas principalmente.

-En los años sesenta los hombres y mujeres comenzarán a igualar sus papeles.

Los años 40:

La vida, las familias:

-Transcurrieron bajo la caracterización de restaurar los viejos valores implantados por la II república. Los matrimonios surgían con la finalidad de procrear y muchas parejas tuvieron que legalizar su situación de libre unión, ya que el único matrimonio permitido era el canónico. Se anuló el divorcio, lo que provocó que parejas divorciadas se encontraran casadas nuevamente; algunas de ellas habiendo encontrado ya a otra persona con quien compartir la vida. El número de bautismos se acrecentó.

Durante la República se había perdido aquella tradicional familia de comienzos de siglo. La natalidad había descendido a causa de la Primera Guerra Mundial mientras la mortalidad infantil aumentó. Y la depresión económica hizo abandonar las ciudades a un elevado número de trabajadores.

Franco (el Estado franquista) puso en marcha un plan para intentar aumentar la demografía del país, una demografía superior conseguiría situar a España en un plano superior que otros países. La familia era el fundamento de la población.

Fueron adoptadas medidas como:

-Aumento de la nupcialidad.

-Aumento de matrimonios jóvenes.

-Lucha contra la esterilidad voluntaria.

-Lucha contra el aborto concibiéndolo como un crimen.

-Fueros que reconocían la protección de familias numerosas.

-Ley de subsidio familiar de 1938; para evitar a las madres trabajar fuera del hogar en busca de dinero que supliera las carencias del traído por el padre.

-Ley de ayuda familiar 1946. Penalizaba el trabajo de la madre fuera de casa excluyéndole su derecho de plus familiar.

Esto hizo que las mujeres independientes durante la República y la guerra considerar el matrimonio como única vía de escape de la miseria.

"La mujer era como un animal enjaulado en peligro de extinción. La finalidad del Gobierno junto con la iglesia era conseguir que esta procreara, para ello era necesario evitar los posibles inconvenientes que pudieran planteársele

como el trabajo o la escasa economía que le impidiesen tener hijos, pero Y

si ellas no querían? Y si lo que querían era vivir independientes?". A nadie le importaba lo que ellas prefiriesen, prevalecía ante todo la hegemonía de España como potencia.

 

La importancia eclesiástica en la dictadura franquista.

-Para su misión de aumentar matrimonios y descendientes, el Gobierno tomó como fiel aliado a la iglesia católica, que mediante sus discursos religiosos intentaba concienciar a la sociedad de las cualidades diferentes y complementarias que poseían ambos sexos y que por provenir de un origen divino deberían ser respetadas, ejerciendo los hombres actividades apropiadas y diferentes a las de las mujeres. Uno de los pecados que promulga la religión católica es la práctica de sexo sin objetivo de procreación; así pues, está ideología, entre otras, también fue predicada por estas instituciones, durante el papado regente de Pío XII que explicaban que, el sexo del hombre y la mujer únicamente había sido creado con el fin de tener una descendencia.

En el hombre, según estas doctrinas, aunque hoy, en parte, los estudios de psicología no las han denegado, las cualidades representativas eran tales como la valentía, la comprensión, la inteligencía frente a las de la mujer que estaban ligadas a las intuiciones, reflexiones y otras tantas ligadas a caracteres pasionales, como la sensibilidad etc...

Así pues, la mujer tenía como obligación acoger en su seno a ese "guerrero" mostrando su pasividad sometiéndose a él.

Iglesia: "La familia deberá tener una estructura jerárquica en torno al padre al que se le presta la suma obediencia"

por otro lado, las prácticas religiosas constituían la integración social. Hacía olvidar a los ciudadanos las desgracias acaescidas durante la guerra; y en los años 50 las procesiones, viacrucis etc... fueron muy numerosas

La iglesia además dictaba la moda en las mujeres. Se prohibían los vestidos ceñidos, los escotes, las transparencias... Las medias se debían llevar a partir de los doce años y los jóvenes no debían mostrar sus muslos. No estaba permitido que los chicos y chicas coincidiesen en lugares como piscinas o playas. No obstante estas reglas no llegaron a integrarse en barrios obreros y en el medio rural, ya que la influencia eclesiástica era escasa.

Estos aspectos venían reforzados por la educación sexista que se implantaba con un propósito moralizador incluyendo las prácticas militares en los hombres y la sección femenina para las mujeres (cursos de costura, comida...). Los tebeos juveniles también insistían en representar al hombre como el héroe trabajador y valeroso y a la mujer como una pobre y débil fémina en peligro que sería salvada por el gran héroe.

 

Espacios y vida cotidiana:

-El miedo habitaba las calles tras la guerra a pesar de la asegurada protección franquista. Se temían las posibles denuncias anónimas o de vecinos con el fin de obtener prebendas a cambio. Las cárceles suponían una amenaza para la vencida población. En 1940 las reclusas de la cárcel de Ventas vivían en unas situaciones lamentables.

En 1957 surgió el Ministerio de la Vivienda y se construyeron multitud de ellas en las ciudades, para la población que había llevado a cabo un éxodo rural. Las casas más grandes pasarían a manos de aquellos cuya condición social (en todos los aspectos) sirviera como ejemplo para el resto de los

ciudadanos.Tras la guerra se reconstruyeron las obras urbanísticas; la gente deseaba volver a la normalidad y las tiendas abrieron tímidamente sus puertas. Ante la miseria del momento se produjo un hecho conocido como el estraperlo que consistía en la compra de los productos por parte de los recachones para venderlos a un precio muy superior, provocando hambre y escasez en la población. Los alimentos racionados se consideraban de primera necesidad (carne, judías, patatas, huevo, tocino...) y el resto de venta libre (marisco, fruta, ensaladas, malta...).

Los habitantes reforzaron este intento de regresar a la normalidad asistiendo a actividades de ocio y cultura como cines, teatros...; pero la escisión entre vencedores y vencidos se mantenía vigente en las diferencias ideológicas y en la separación de clases sociales. Existen diferentes visiones para esta etapa. Unos creen que lo peor fue la guerra, otros la postguerra etc...

Debemos destacar un hecho relevante y es el exodo rural que se produjo por las malas cosechas, años de hambre. Cuando se "acomodaron" en la ciudad , la mayoría tuvo que adaptarse a vivir en casas sin luz, con un mal abastecimiento de aguas; en chabolas. Sin embargo la prensa de la época nos menciona únicamente el deseo de una población por volver tras la guerra a sus quehaceres diarios.

La radio de la época representaba las preocupaciones cotidianas; y los programas religiosos hacían hinca-pié en un adoctrinamiento religioso.

Educación:

-El arqueotipo de mujer ideal quedaba definido por un decreto de 1938 y ratificado en el año 1945.

Como anteriormente he mencionado, la educación era sexista. Los niños debían mantener una educación distinta a las niñas, que se les implantaba, por supuesto, en lugares diferentes.

Las mujeres recibían conocimientos, a parte de intelectuales, hogareños (sección femenina y órdenes religiosas femeninas), que acabarían convirtiendolas en personas que asumían claramente la suboordinación al marido.

La vida se centró en recuperar las manifestaciones folklóricas que con el proceso de urbanización se iban perdiendo.

La utilización de la educación desde la escuela, el púlpito o, incluso, el discurso político, fue el medio de transmitir un nuevo modelo de sociedad y familia que, a partir de 1938, el régimen (franquista) necesitaba para sus objetivos políticos. La educación se utilizó para la socialización en el pueblo español de los valores creados en este régimen; acabando así con el sistema educativo republicano.

Se acordó crear escuelas de hogar para las niñas cuyas profesoras debían haber tenido una especial preparación en las labores propias femeninas.

El Estado franquista contó con el apoyo de esta Sección femenina para la educación y solialización de las mujeres: "moral basada en la tradición cristiana y en los principios nacional-sindicalistas". También, las ciudadanas que pretendieran ejercer una profesión o carrera, fueron influidas por el servicio social.

En octubre de 1945 se ratificó el decreto de convertir al profesorado como al alumnado en personas de un mismo sexo.

En 1943, el ministerio, bajo el estereotipo dominante sobre las mujeres, trató de impulsar la formación profesional. Se creó la Junta Profesional de la Sección de Enseñanzas de la Mujer. Esta junta estableció centros de enseñanza para la formación profesional y encomendaba la inspección de las dependencias del Estado. En 1945, al establecerse la creación en Madrid del Instituto de Enseñanzas Profesionales de la Mujer, toda pretensión se centraba en formar al profesorado para dichas enseñanzas femeninas.

Con Joaquín Ruiz Jiménez se produjo un cierto avance sobre la vida autárquica. Mediante la ley de febrero de 1953 se corregía la obligación de que ambos sexos fuesen educados por separado.

3 Se puede observar una clase compuesta exclu-sivamente por niños. Es una colonia escolar orga-nizada por el ayunta-miento de Barcelona.

En 1956 También se produjo una cierta liberalización ideo-lógica, pero esta vez, con Jesús Rubio García Mina. Sus objetivos eran reducir el elevado analfabetismo en España y dar solución a las carencias de la enseñanza primaria y profesional. Se estableció como institución oficial de formación profesional industrial, la Escuela del Hogar y Profesional de la mujer, para conseguir así, una mayor cualificación industrial de las mujeres.Una importante diferencia entre la dictadura franquista y la II República radicaba en que la educación del régimen de Franco impedía a las mujeres cursar la enseñanza superior y recibían una educación donde únicamente eran preparadas para su futura "profesión", la de madres y esposas.

 Trabajo:

-Durante la Guerra Civil española (1936-39) hubo un notable aumento en la demografía española, pero a la vez fue bastante significativo el descenso de población masculina activa.

El número de mujeres en la industria creció, aunque el censo de 1940 no lo reflejara.

En 1969 la encuesta de población activa recoge que de cada 100 mujeres que trabajasen en la agricultura, 73 lo hacían en régimen de ayuda familiar, y esto suponía en gran parte, que las mujeres no cobrasen salario. La única recompensa que conseguían era la de los beneficios de la explotación familiar. La remuneración que obtenían no era equivalente no a los beneficios conseguidos ni al número de horas de trabajo; de esta forma, los ingresos eran inferiores a los del hombre.

El sector primario también se caracterizó porque, sobre todo en cultivos hortofrutícolas, la mujer estaba sujeta a un fuerte régimen estacional; y por la falta de de mano de obra en actividades como la vendimia, la recolección de árboles frutales... que se realizaban de forma manual, requerían menor preparación y eran más repetitivos. Las tareas que necesitaban mano de obra cualificada o especializada como las que requerían el uso de maquinaria eran realizadas por los varones.

La poca cualificación femenina y el bajo salario estaban íntimamente relacionados. El salario de los hombres era superior al de sus compañeras. (En 1971 en Cáceres las mujeres recibían una paga diaria de 75 pesetas, mientras que los hombres cobraban 125 pesetas, ya que en sus trabajos estaban incluidas actividades como la supervisión de otros trabajadores y el transporte de producto, como es el caso de la aceituna). Existía una carestía tecnológica, especialmente en las zonas rurales, lo que dificultaba la realización de los trabajos (es a partir de los años 60 cuando se produce el importante proceso de reconversión agraria impulsado, entre otros factores por el éxodo rural para trabajar en el sector secundario con sus núcleos en las ciudades). A partir de los años 50, lentamente en el sector secundario, fue aumentando la mano de obra femenina. Esta tardía incorporación tenía origen en la dictadura franquista, en la que los ideales dificultaban el acceso de la mujer al mercado laboral (a tener en cuenta que la guerra interrumpió el desarrollo industrial).

El bajo nivel de cualificación profesional caracterizó, durante esos años, a la población femenina en la industria. La participación manual de la mujer, únicamente suponía en 1971 el 15%, cifra asemejada a la de los obreros sin cualificar (11%); y sólo un 96 % se ocupaba de los cargos directivos. El ascenso diferenciaba aún más la cualificación.

También desde los años cincuenta, la presencia femenina iría aumentando hasta superar en 1975, el 50% de las mujeres activas sobre el total de la población femenina activa. Este elevado número de mujeres se debió a que el tipo de actividades desarrolladas por éstas se acercaba más al ideal existente sobre el trabajo femenino; ya que el esfuerzo físico era mínimo y sedentario. Eran trabajos asignados, que se parecían a los tradicionales: enseñanza, sanidad, comercio y actividades de oficina en general.

Una notable incorporación de la mujer en el sector de la Administración Pública, a partir de los años sesenta, que es imposible señalar de entre los demás sectores. Sin embargó sobresalió su alto grado de cualificación.

El marco jurídico, regulador de la actividad laboral femenina, se regía por las medidas reguladoras como las que protegían la maternidad y la integridad física, y las que impedían el acceso a diversos trabajos. Mientras el país estaba en un proceso de reconstrucción, a cientos de miles de mujeres se les impidió la incorporación. La causa del impedimento fue el Fuero de Trabajo de 1938 y los siguientes decretos promulgados durante la década de los cuarenta. Algunos trataban sobre la regulación de las vacaciones, la autorización del empleo en días festivos, tanto de mujeres como de niños o sobre el contrato de la población femenina.

Mediante el decreto del 26 de Julio de 1957, los reglamentos prohibían ciertos trabajos a niños y mujeres por ser peligrosos, lo que evidenciaba el carácter proteccionista y restrictivo de la legislación de la dictadura franquista. Algunos de esos trabajos eran mataderos, trabajos en la cantera o en la industria de la construcción..., trabajos que ayudaban al desarrollo económico que España inició en esos años; y en los que a las mujeres no les estaba permitido participar.

Pero sería al iniciarse los sesenta, cuando se produjese el período de mayor expansión económica de la historia de nuestro país. Fue necesario contar con todos aquellos recursos financieros y humanos para afrontar el proceso de liberación económica. Fue en 1976 cuando se aprobó la ley que permitía contar con la población activa de ambos sexos. Se decretó con el gobierno de estabilización y a partir de una propuesta de la Sección Femenina. La ley concedía a las mujeres los mismos derechos que a los hombres para el acceso a cualquier tipo de actividades profesionales y poíticas, excepto cualquier ejercicio en el que, normalmente, estuvieran implicadas las armas (el ejército). Otra importante excepción fue la de las denominadas actividades peligrosas. Hasta 1976, con la ley de relaciones laborales, se les exigía a las mujeres el consentimiento del marido para cualquier trabajo. También en actos jurídicos o económicos era imprescindible el consentimiento marital.

La ley, pese a estas trabas, reconoció el derecho al voto y la permisión de que las mujeres tuvieran oportunidad de resultar las elegidas para cargos públicos.

Al reconocer trabajos de valor igual, suponía, al menos en la ley, que tanto hombres como mujeres debían recibir el mismo salario por el mismo trabajo. Por lo tanto era necesario que esta no discriminación en el trabajo por un factor como el sexo, quedara reflejada en el contrato laboral.

La ley pretendía dotar a la sociedad española de un nuevo instrumento jurídico que no se opusiese a una amplia integración al mundo laboral. Era lo necesario, puesto que España se situaba ante un momento de cambio social y económico.

 Las mujeres tenían permitido el acceso a casi todos los sectores. Se emplean preferentemente en el textil, en la manufactura de tabaco, en la industria conservera...

Pero una vez terminada la guerra son inducidas a dejar sus puestos de trabajo para regresar al ámbito doméstico.

La enseñanza y enfermería se feminizaron rápidamente.

Trabajaban en el incipiente sector servicios: cajeras, dependientas, oficinistas, mecanógrafas... consiguiendo así cierta autonomía personal y economía.

A pesar de la cualificación, para una mujer no es fácil acceder a puestos de alta dirección porque la vida doméstica recae sobre ella.

 

La participación política

En 1934 fue creada la Sección Femenina de la Falange española. (Recordemos que durante la guerra supuso un apoyo al bando nacional). Al finalizar la contienda influyó más en las ciudadanas españolas ya que (la Sección Femenina) se jerarquizó en diez grados que iban desde las afiliadas de base hasta la delegada nacional. Las afiliadas de menor edad (17 años), fueron divididas a su vez en tres secciones: flechas azules, flechas y margaritas.

Durante la guerra, las jóvenes, que más tarde tendrían responsabilidades en la estructura de la Sección Femenina, eran formadas en las escuelas de mandos. En 1931, los trabajos del grupo femenino de Falange fueron organizados en torno a trece ramas (divulgación, prensa, servicio social etc...)

Lo que pretendía la Seccion femenina era inculcar a la población femenina un modelo de mujer; para ello necesitaba crear una fuerte organización que lo impusiera. Ese modelo debería ser una mujer que eligiese libremente un "Destino de obediencia" y servicio para el necesario papel reproductor biológico de las españolas. Tanto la misma sociedad española que interiorizó en gran parte los valores impuestos como, como la religión católica, apyaron fuertemente ese estereotipo femenino.

La sección femenina,tras la guerra, desarrolló una actividad sobre todo formativa; para que las mujeres soportasen en gran medida la reconstrucción del país. Para ello, por medio del Decreto del 28 de Diciembre de 1939, impusieron como asignatura obligatoria la ciencia doméstica, y debía de serlo para todas las muchachas españolas. Más tarde, recibiría el nombre de : Enseñanzas de lugar; también de obligatorio aprendizaje en todas las escuelas primarias, secundarias, públicas o privadas. En 1944 el examen de hogar se convirtió en algo necesario para obtener un título universitario.

Con el decreto de 31 de mayo de 1940, el servicio social tenía que ser realizado en seis meses; tres de ellos dedicados a la teoría y los últimos otros tres para la prestación obligatoria en oficinas, hospitales y comedores. Tras el servicio social cualquier mujer podría conseguir un puesto de trabajo remunerado a la Administración pública, mediante oposiciones.

El S.S le sirvió a la Sección española para adoctrinar y para que la mujer participase en el servicio del Estado tras una nueva modalidad de intervención y para que se preparase como futura madre de familia. Este objetivo tuvo un elevado número de mujeres.

Evidentemente el principal objetivo de la Sección Femenina era el el de implantar el modelo de la mujer madre. Toda su actividad se orientó hacia las exigencias del matrimonio y la maternidad, claro está, con una posición suboordinada al marido y al hombre.

La política del régimen, desde el principio de la guerra, fue represiva. El otro bando, el que oponía resistencias a la dictadura franquista, sufrió con el fin de los conflictos civiles esas represiones masivas o el exilio (interno y externo) que se iniciaron a través de los tribunales regionales y militares.

 

 A partir de los años 40 comienza el pe-ríodo de exilio y los movimientos de mujeres y de re-gresión jurídica, que se coincide con el clima de represión, encarcelamientos, muertes... De esta forma las cárceles de Madrid y Córdoba acabaron repletas de mujeres condenadas y el mero hecho de haber permanecido en el bando republicano.

En 1939 en cárceles como la de Madrid era normal el hacinamiento, el hambre, los malos tratos e incluso las violaciones con toda impunidad. Tomemos como ejemplo la prisión madrileña de Ventas que tenía capacidad para 500 mujeres y había en ella un total de 6000 reclusas que se veían con la necesidad de dormir en escaleras y en servicios.

Pero en 1947, el gobierno republicano denunció las torturas aplicadas entre 1945 y 1946 a un elevado número de mujeres que formaban parte del Partido Socialista y Partido Comunista.

Muchas eran las esposas, madres e hijas que se acercaban a cárceles y comisarías para provisionar a sus familiares con todo lo posible.

El ser "mujer de preso" llevaba, en muchas ocasiones, a los continuos interrogativos y detenciones . Numerosas mujeres tuvieron un importantísimo papel ya que consiguieron la supervivencia de los presos políticos y de las propias organizaciones políticas al introducir en las prisiones todo tipo de documentos o alojando a personas perseguidas por la justicia que haciendo esto ponían en peligro su estado físico.

Pero la lucha contra el franquismo de estas mujeres no fue sólo de apoyo. En 1947, trabajadoras de Cataluña y Vigo consiguieron un aumento de su salario a través de las huelgas. En Sevilla suspendieron el trabajo para asistir a una manifestadión contra el terror franquista. Las españolas intervinieron notablemente en la huelga general con boicoteo de los medios de transporte; sucedió en Barcelona en 1951, donde obreras y amas de casa pidieron "Pan, paz y libertad"

Organizaciones como la Asamblea Democrática de Mujeres de Sant Medir o el Movimiento Democrático de mujeres estaba constituido por féminas pertenecientes al PSVC (Partit Socialista Unificat de Catalunya) y ciudadanas independientes. Otras organizaciones parecidas se crearon en comunidades como Madrid, Zaragoza, Valencia, Euskadi, apoyadas por el PCE. apartir de que en 1965 fuera celebrada en Barcelona la I Asamblea General , generada por el Movimiento Democrático de Mujeres, comenzó la "toma de conciencia" de mujeres militares contra la dictadura.

-Esta organización reapareció en Madrid de nuevo impulsada por el PCE para reivindicar su ideología política y feminista. A esta asociación le era imposible extender sus ideas dentro del marco legal, por lo que a partir de 1969 las propagarían por medio de las llamadas Asociaciones de Amas de Casa. Cuando los diferentes grupos sociales se opusieron al franquismo , se produjo la acción de los primeros grupos feministas.

Tanto la planificación de los trabajadores y el desarrollo de sus asociaciones se fueron incrementando. También los estudiantes reclamaban las libertades básicas y las mujeres se fueron incorporando a la lucha política y social. En el surgimiento de los movimientos llevados a cabo por las mujeres, tuvieron influencia una serie de obras que en la década de los 60 se publicaron en el país y que tuvieron un cierto impacto en la población española que más tarde, el movimiento feminista de los años 60 tomaría como base para su ideología.

 

La cultura femenina:

-La narrativa española en el siglo XX y, sobre todo, en los años cuarenta, va a estar marcada por escritoras importantes; reconocidas tanto en público como por la crítica. Su importancia reside en su interés y valor de la España de postguerra.

-Podemos nombrar a Carmen Laforet quien ganó un premio nadal con su novela "Nada" en la cual a través de los profundos sentimientos de su protagonista Andrea, nos da a conocer parte de la pobreza de este período de postguerra. Nada representa dos mundos opuestos; el de su familia lleno de prohibiciones y el de la universidad abierto a nuevos caminos que nos muestran las inquietudes intelectuales.

3 Carmen Laforet

  -Me gustaría destacar una parte de esta novela ("Nada"), puesto que la he leído en que se detecta clarividentemente un aspecto de carácter machista que me llamó la atención: Hay un momento en que nuestra protagonista acude como invitada al piso de unos compañeros, los cuales, en un momento dado, le explican donde guardan el pan con completa normalidad y , no le piden, sino que le dicen claramente que prepare unos bocadillos; ella lo hace.

-Carmen Martín Gaite también fue importante en literatura de después de la guerra. Trató temas como el aislamiento del ser humano, la soledad, la incomunicación, las dificultades afectivas y el paso del tiempo, a veces destructor. Con "Entre visillos" nos enseña el propio realismo de la década de los cincuenta y un mundo provinciano lleno de restrincciones de una capital de provincia. En obras como "Fragmento de interior" (1976);

"Ritmo lento" y "Retahilas" (1974) se puede contemplar la presente preocupación ante la escasa libertad de comunicación, las trabas sociales o el transcurso del tiempo.

-Mercé Rodoreda, quien destacó en la narrativa catalana de la postguerra, se encontró con las dificultades que conlleva el uso de uso de una lengua y literatura cuya utilización prevalecía en el medio de afirmación socio-política. La creatividad de Rodoreda fue interrumpida por el desarraigo físico y el exilio. La protagonista de su novela : "La Plaza del Diamante" (1962) refleja las causas y consecuencias de todo un sistema de valores. Al igual que el monólogo interior "Tiempo de Silencio" de Luis Martín Santos, suponen el retorno al subjetivismo e interiorización del discurso.

-Otra mujer que trató el realismo de la época fue Dolores Medio, que narra la vida cotidiana de aquellos grupos sociales que padecen los efectos de la guerra.

-No obsante, Elena Soriano se interesó más por la represión que el régimen de Franco ejercía contra aquellos escritores que mostraban oposición a la dictadura. Su novela "La playa de los locos" fue censurada.

-Destaquemos entre las anteriores a Ana M Matute con su triligía "Las mercaderes"; Rosa Chacel con "Memorias de Leticia Valle" (1945); Josefina Aldeoca por estar casada con Ignacio Aldeoca; ambos pertenecientes a Revista Española, "A ninguna parte" (1961), "Los niños de la guerra" (1983), o "La enredadera" (1984).

 

 

 

 

-La escritora Mercedes Formica estuvo apoyada por la dictadura franquista. La carrera literaria de esta mujer es muy contradictoria. En 1948 se licenció en Derecho apoyando así los "Derechos de la mujer"; dedicando parte de sus esfuerzos en realizar una campaña. Finalmente consiguió, entre otras cosas, que en 1938 se reforzacen 66 artículos del código civil, con lo que favoreció, aunque no lo suficiente, la situación de las mujeres ante el derecho privado y el público. En la etapa anterior a 1948, en sus primeros años creativos, formó parte de la Falange, siendo una gran defensora de José antonio Primo de Rivera. Publicó novelas como "La ciudad Perdida" (1954); "El Monte de Sancha" (1950) o "María de Mendoza" (1971). También actuó como jurista, lo que la apartó por unos años de la literatura .

- Todas estas mujeres publicaron sus libros cuando apenas tenían veinte años. En sus obras existe una cierta tendencia biográfica, en el modo de vivir de sus protagonistas configurado por las normas sociales. Sus personajes no se encuentran inmóviles ante la injusticia que les riega, mostrando una actitud de desafío en contra de la aceptación tradicional de las normas.

-Aún nos quedan por nombrar novelistas en esta corriente de postguerra como son: Eulalia Galvariato, M Dolores Boixadós o Mercedes Salisachs.

 

Inventos que cambiaron la vida:

-Durante la primera mitad del siglo XX podemos hablar de aquellos instrumentos que facilitaron el duro trabajo doméstico que la mujer día a día realizaba:

La aspiradora, que acompaña a la escoba; la lavadora que en 1904 es lanzada al mercado por la casa Miele y el lavavajillas eléctrico en 1929; la plancha eléctrica en 1917 acaba con la imagen inclinada de la mujer sobre el artilugio de vapor;

 

-La compresa higiénica sacada de la casa Kotex en 1921, que fue un invento secreto e íntimo para la comodidad de la fémina; en la rpa surgen prendas como los sujetadores, fajas, medias de nylon...; en 1913 se utiliza la primera nevera casera; en 1945 se comercializan las primeras batidoras; en 1948 aparece la primera olla exprés y en 1949 se instalan los primeros hornillos de gas en los hogares.

Ámbito sexual:

Las feministas reivindicaron el derecho de la mujer a su propia sexualidad, al placer sexual como parte de su liberación, rechazando los tópicos sobre la frigidez de la mujer y su capacidad de disfrute. Era necesario conquistar aquel terreno, privilegio exclusivo del hombre, que constituía además su instrumento de dominación. Para liberarse, las mujeres tenían en primer lugar que poder controlar su propia reproducción, su propio cuerpo, u fueron lichando para conseguirlo a través de la kegalización del uso de la píldora y luego del aborto.

El tema del aborto estuvo muy dicutido, hoy en día permanece igual, pero está legalizado en muchos países. Existían ideologías que lo consideraban asesinato de un ser humano. En 1973 se legalizó en E.E.U.U; en 1975 en Francia; en Italia en torno a 1977 y En España en el año 1985.

En torno a los años sesenta el modelo estético femenino sigue siendo usufructo masculino. La mujer, bajo las preferencias del hombre e influencias de las modas adelgaza hasta la extenuación, sometiéndose a las pretensiones de la moda concibiendo su cuerpo como rehén de las fantasías ajenas.

La píldora nace en los Estados Unidos en el año 1958. Es la píldora contraceptiva. Se abren en torno a los años 20 las primeras clínicas sobre el estudio de la contracepción. En España su legalización no se produjo hasta el año 1978.

La mujer ideal: el estereotipo perfecto para un marido:

Todos los hombres buscaban un ideal de mujer que se podría resumir a las siguientes líneas:

4 -Complaciente: la mujer no debe negar en ningún momento al marido lo que le pertenece.

4 -Cocinera: Que las comidas estén dispuestas a tiempo para el señor que las a pedido.

4 -Femenina: Busca todo lo que él no posee; femeneidad, dulzura, delicadeza...

4 -Maternal: El organismo de la mujer está dispuesto en torno a una matriz, el del hombre, en torno a un cerebro.

4 -Gimnástica: Esta gimnasia la realizará al ejercer las tareas domésticas.

4 -Bailarina: una tradicional forma de relacionarse con el otro sexo era mediante el baike.

4 -Divertida

4 -Sumisa: La mujer debe llevar la iniciativa en la táctica de ceder.

4 Correcta: en sus actitudes y posiciones respecto al hombre.

4 -Discreta: no le está de buen ver el pedir explicaciones al marido cuando salga...etc...

4 -Lista: La mujer debe ser lista en el ámbito de no expresar sus conocimientos si estos son superiores a los del marido. El hombre debe sentirse, en todo momento, por encima de la mujer.

 

Biografías más representativas:

Victoria Kent:Nació en Málaga en 1898. Fue la primera mujer española que ejerció el cargo de abogado ante los tribunales, defendiendo, como una de sus actividades a los inculpados por la sublevación republicana de Jaca en 1930. En la II República fue nombrada directora general de prisiones. Obtuvo gran popularidad debido a sus intentos de reformas en el sistema penintenciario español., que conllevarían a su dimisión al no encontrar el apoyo gubernamental que mostraba facetas bastante más conservadoras. También fue la conocida vicepresidenta del Lycem club creado en Madrid en 1926, cuyo objetvo consistía en debatir libremente todos los problemas planteados en la condición femenina. En las elecciones de 1931 y 1936 fue elegida diputada y al finalizar la Guerra Civil la exiliaron a México. Participó de manera importante en una revista de la época y publicó obras como: Exiliada cuatro años en Paría. cuatro años de mi vida. Murió en Nueva York, donde tenía otra casa en 1987.

Coco Chanel:Diseñadora francesa nacida en 1883. conocida como una de las líderes de la alta costura, cuyo nombre es atribuido a la elegancia. Huérfana en su niñez e intermnada a los diez años en un orfanato. Seis años después marchó de allí con un hombre al que acababa de conocer. Se instaló en París, donde abrió una sombrería; y a mediados del SXX esta mujer lanzó el estilo chanel clásico (nuevas telas que se oponían a las muselinas de la época. El éxito fue inmediato con la ropa como con su perfume Chanel n5, famoso en el mundo entero. Se relacionaba con Piccasso y otros tantos, con los que compartió amistad, en los ambientes artísticos. Durante la II Guerra Mundial no diseñó nada pero en 1954 tuvo un fuerte éxito y revivir. Respecto a su vida sentimental, tuvo amantes, pero nunca llegó a contraer matrimonio. Sus últimos años transcurrieron en el hotel Ritf de París, donde murió en 1971. Muchas revistas musicales de la época estaban basadas en su vida.

Clara Campoamor:

-Nació en Madrid en 1988, en el barrio de Lavapiés. Era hija de un periodista y una costurera. Encontró su primer trabajo en una tienda de modas junto con otro que ejercía de telegrafista. Hizo oposiciones y se marchó a vivir a San Sebastián, pero pronto regresó a Madrid. Se dedicó a continuar trabajando de telegrafista a la vez que escribía artículos para un periódico progresista. Termina el bachiller abandonado en su infancia y hace la carrera de derecho. Tras una constante lucha consigue su admisión como abogada. No comparte la ideología del régimen del Primo de Rivera. Su pretensión es eliminar las discriminaciones a ambos sexos ejercidas por las leyes. Tras la dictadura comenzó una activa función política fundando asociaciones republicanas y liberales-socialistas. Fundó su propio partido y formó parte de las Cortes constituyentes.

5 Mitin de la Unión Republicana Femenina. En el centro, Clara Campoamor

Concha Espina: (1877-1955) Novelista y poetisa española. Su talento narrativo aparece en novelas como "La niña de Luz mela". Apoyó a las reivindicaciones feministas "La esfinge maragata"; y denunció la existencia miserable de los mineros en "El metal de los muertos". Obtuvo el premio nacional de literatura en 1927.

 

LA MUJER ACTUAL:

Qué lejana se nos queda aquella época de subordinación de la mujer para los y las que hemos nacido bajo un mundo donde los estúpidos pretextos que anulaban la igualdad entre ambos sexos ya se han resuelto . Hoy podemos hablar de la torera y la doctora, un morfema de género convencionalista aplicado bajo el mandato exclusivo del hombre en épocas pasadas. Hoy todo es diferente. la calidad del trabajador es lo que cuenta en este ámbito y no el sexo. Bien es verdad, que aquellos jornaleros cuyas mujeres no trabajen obtengan como mínimo el tener la comida hecha cuando regresan a casa; pero también es cierto que la mujer tiene el mismo derecho que el marido a trabajar y, si ambos trabajan, la casa debe ser mantenida equitativamente, a no ser que exista una distribución de tareas entre hombre y mujer. El hombre como manitas que arregla y la mujer como inteligente fémina y cocinera; y si ninguno de los dos quiere cuidar lo doméstico, se anuncian muchas asistentas en los periódicos, que, digo yo, estando los dos trabajando, podrán contratar. Así pues en la actualidad, en la mayoría de los países desarrollados, se ha vencido esa ideología sexista de épocas pasadas que en tono despectivo ha pasado a llamarse "machismo". La mujer actual tiene grandes posibilidades en el ámbito laboral, posibilidad de votar y de elegir libremente el qué hacer con su vida; hemos llegado hasta tal punto que el tener un hijo sin padre está permitido. Pero en medio del cambio y del exceso se encuentra aún una parte de población masculina, y hablo de España, que con ideas tradicionalistas esperan encontrar en la mesa, puesta y recién servida, la humeante comida preparada por una mujer cansada que acaba de llegar del trabajo y a la que posteriormente le tocará fregar los platos.